El cantante Nik Kershaw, nacido en Bristol, Inglaterra, en el año 1958, fue muy popular en la década de 1980. Kershaw era todo un ídolo adolescente y estuvo en total 50 semanas en los primeros puestos de las listas de singles del Reino Unido en 1984, ganando a todos los otros solistas.
Lanzaba su mayor éxito musical en aquel año, la canción de los 80 Wouldn’t It Be Good, acompañada de un videoclip en el que Kershaw es un extraterrestre vestido con un traje cromático. Este tema alcanzó el número 4 en las listas de éxitos del Reino Unido, y fue un gran éxito también en toda Europa. Su álbum debut se titulaba Human Racing.